Me hackearon la cuenta: Aquí la experiencia de Mamá de cómo llegamos al parto humanizado

La historia que PapáPresente no les contó sobre el pre-parto…

Todavía recuerdo como si fuera ayer ese día en que Salí de la oficina de la ginecóloga y le dije: “John… ¡esto no es para mí!” Después de haberlo abrumado con quejas, más quejas y justificaciones acerca de lo que no me funcionaba del proceso en un hospital con un doctor en medicina, John respondió con su peculiar paciencia y su ganas de llevar la fiesta en paz de manera “safe”:  “Lymari, pero las cosas no pueden ser perfectas…” Entre otro sin número de justificaciones intentó convencerme de quedarme en la “zona segura” de la comodidad… y yo reventando por dentro, solo me eché a llorar, como pocas veces hacía, de hecho creo que la primera vez desde que estaba embarazada… y le dije “Yo no puedo hacer esto así. Simplemente, No puedo”. Sin darse por vencido cuestionó: “¿Pero por qué?”,  a lo que respondí (entre llanto y sollozos), “Mi corazón no lo deseaaaa”.

Ya mi doctora me había dicho que si yo insistía en un parto en el hogar ella no era la opción. Esto implicaba un montón de cambios, no solo de conocer nuevas personas y hacer nuevas gestiones sino de ajustes económicos.   Lamentablemente, parir en la casa no es tan natural como lo era hace unos años atrás, en los tiempos de mi abuelita. Parir en la casa requería un re-adiestramiento de todo lo aprendido acerca de parir. John, me dijo “Ok ook vamos a llamar a las parteras esas y a las doulas esas”. Desconfiado como puede ser éste hombre cuando se enfrenta por primera vez a lo desconocido, aceptó el reto y comenzamos la búsqueda.

Fue intenso, tuvimos tres reuniones con tres parteras, la doula ya estaba decidida porque era una conocida mía de la que tenía excelentes referencias. Luego, de las tres reuniones teníamos que elegir quién sería nuestra partera. Finalmente, decidimos por Vanesa Caldari, partera profesional hace 20 años y directora del Centro MAM (Mujeres Ayudando a Madres). Esta mujerota fue perfecta para una madre primeriza estructurada y controladora y para un padre primerizo y desconfiado.

La aventura comenzó… tuvimos que asistir a clases de parto, leer libros, leer páginas de internet, recibir las visitas de la doula, visitar el centro MAM para las clases de parto y para los chequeos con Vannesa y el doctor Vélez, un ginecólogo maravilloso que cree en el poder de las mujeres para ser dueñas de sus procesos. Para mí era un trabajo de investigación de campo… Requería mucho tiempo y mucha energía. Era bien chévere porque era hacer lo que mi corazón quería y cuando hago lo que mi corazón quiere soy feliz porque estoy libre del miedo y puedo conocer y crear fácilmente. Este fue mi proceso para iniciar la aventura del parto humanizado en mi casa… Si, especifico en mi casa porque no todos los partos humanizados son en las casas. En este proceso hermoso descubrí que se puede tener un parto humanizado en el hospital y que eso también está bien.   También aprendí que tener una cesárea también es parir, pero que no debe ser la norma sino la excepción y ese, lamentablemente, no es el caso de Puerto Rico.

Entonces, mi proceso pre-parto humanizado en el hogar… fue de mucha empatía, mucho aprendizaje, fue relajado, de mucho respeto y sobretodo de mucho amor. Si, mucho amor fue lo que hubo en este proceso. No había prisa, no había incomodidad en la sala de espera, ya que en el centro MAM te sentías como en tu casa. Te ofrecían una guía no un manual de leyes que no se discuten gobernadas por el miedo. Te escuchaban, te respetaban y dejaban que tú misma crearas tu proceso pre-parto. Íbamos al ginecólogo los sábados a las 5pm y la gente, nos decía pero y ¿qué es eso? Por qué no estamos acostumbrados a que los servicios de este tipo estén a nuestra conveniencia y no a la conveniencia de los médicos. En esta experiencia fue alrrevés.   Los servicios estaban a nuestra conveniencia. Había respeto, amor y mucha paz. Sobretodo había libertad de SER.

——

Att. Mamá

 

PD. Gracias por leerme y leer la experiencia de Mamá. Te dejo saber que tenemos página en FB donde compartimos información chévere relacionada a asuntos de crianza y paternidad le puedes dar LIKE aquí>>

UnknownPapáPresente

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sarived dice:

    Saludos a ambos!!
    Lymari, me identifico completamente contigo. Inclusive, mucho, muchísimo tiempo antes de quedar embarazada pensaba: no quisiera tener que parir en un hospital. Sólo de pensarlo sentía temor, inseguridad y hasta deseos de postergar el momento de convertirme en madre.
    Cuando el momento llegó (esperaba un niñito) ni siquiera el dolor indescriptible que te cuentan de las contracciones me producía el nivel de preocupación que la casi segura probabilidad de no poder tener esa experiencia como YO quería: natural y fuera de un hospital.
    Pero, al parecer, la “energía de mis pensamientos” hizo que apareciera en mi camino la oportunidad de mudarnos a EU y, con esta, la posibilidad de cumplir mi deseo.
    Y así fue, hace ya 10 meses que parí a mi hijo NATURAL -en todos los sentidos- en un Centro de Parto en Texas, dentro de una bañera con agua tibia. En un clima cálido, ténue, calmado, a mi ritmo, en una posición cómoda para mi cuerpo y sintiendo cada una de las intensas sensaciones del proceso… entre otras muchas características.
    Y, claro, yo inmensamente feliz y complacida porque la experiencia fué justo como YO la dedicí.
    Luego de todo esto sólo un pensamiento me llena de tristeza. Que hayan tantas madres a las cuales (excluyendo los casos que impliquen riesgos) sea un doctor quien les ROBE con intervenciones quirúrgicas el ÚNICO PRIVILEGIO EXCLUSIVO de una MUJER: traer una vida al mundo guiada por la sabia Naturaleza.

    Le gusta a 1 persona

    1. John Paul dice:

      Wow! Hermosas palabras. Gracias por compartirlas. Nuestra esperanza es q cada día haya más información y mayor conciencia.Disfruta tu retoño! Un abrazo!!! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s