333 días con un bebé en casa

el

A los 11 meses de Dikarlo nacer tengo que decir que ha sido lo más emocionante que ha pasado en mi vida. Yo que solía ser acusado de ser “frio” o “poco empático”. Algunos me acusaban de no dejar ver mis sentimientos. Ahora, descontroladamente, se me puede escapar una lágrima (o unas cuantas) de solo mirar a este pequeño SER que llegó a transformar mi vida.

Tengo que confesar que no es a propósito. Nunca he tenido interés de ser el MEJOR papá o el MÁS sensible de todos. Es sentimiento inexplicable que nace en el corazón y que normalmente, no puedo hacer nada para evitarlo.

Cómo he dicho en otros escritos solo quiero ser Papá. Solo eso, todo eso y nada más que eso, solo Papá: Un PapáPresente.

Quiero verlo sonreír y apoyarlo en sus momentos difíciles que sé que tendrá. Y si es posible enseñarle o ayudarle a descubrir un mundo de alternativas cada vez que vaya a tomar una decisión. Que su guía, la descubra bien adentro de él. Enseñarle que los aprendizajes más importantes no están afuera si no adentro. Darle lo mejor y peor de mi, darle quien soy y poner a su disposición lo aprendido, vivido, reído y bailado.

Confieso que verlo es enamorarse todos los días, es verle un nuevo lunar cada vez que me miro fijamente, en él. A los 333 días, es no cansarte nunca de mirarlo caminar desbalanceado, diciendo balbuceadas, regando y cogiendo todo lo que encuentra. Es dejarlo caer mientras da sus primeros pasos y aprende a caminar, siempre pensando en las 20 mil posibilidades y riesgos de peligro.

Es mirar desapegado a un bebé que cada día aprende a ser más independiente. Es mirar su pureza y su alegría. Ver sus regueros cada vez que come y dejarte seducir por su espontaneidad y su corta memoria. Es dormir a su lado, solo para que el duerma tranquilo. Es sacar todo el día para no hacer nada más que E S T A R con él.

Estos 333 días con un bebé, han sido toooooda una aventura. Más que una aventura han sido cielo e infierno, alegría y tristeza, seguridad y miedo. Me han conectado con aquello más intimo que nos hace humano, con aquello que no entendemos y llamamos vida. Han sido una excusa perfecta para estar presente, para abrir los ojos, valorar mi vida y aprovechar el tiempo. Estos 333 días han sido un regalo maravilloso en mi vida.

333 días con un bebé en casa.

PD. Gracias por leerme. Te dejo saber que tenemos página en FB donde compartimos información chévere relacionada a asuntos de crianza y paternidad le puedes dar LIKE aquí>>

UnknownPapáPresente

¿Cómo ha sido tu experiencia con un bebé en casa?. ¡Te invito a que compartas tu experiencia en los comentario abajo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s